dos agujas,  puntos,  puntos fantasia

Mantita muestrario de puntos

Una buena idea para empezar a conocer los puntos fantasía.

¡Qué agradable tener a mano una mantita para abrigarnos en invierno cuando nos sentamos en el sofá!

Si además la confeccionamos a partir de cuadrados de tejido de 10×10 como si fueran muestras, utilizando para todas una selección de tonos de un mismo tipo de lana. Es decir utilizando lana o hilo del mismo grosor y calidad, y tejiendo con agujas del mismo número. Esta nos puede servir como guía para cuando vayamos a tejer algo con ese punto, puesto que ya tendremos muestra aproximada.

Resultará algo muy interesante, porque la primera cosa que vamos a notar, es que según el tipo de punto empleado consumiremos más o menos lana para conseguir la misma superficie de tejido. Otra cosa que constataremos de inmediato, es que montaremos un número de puntos diferente según el punto que estemos tejiendo, a pesar de que las agujas y tipo de lana empleados sea el mismo para todos los cuadrados de tejido.

Realizar esta comparación es muy útil a la hora de aplicar estos tejidos a la confección de proyectos de nuestra propia creación.

Para ello podemos tomar un cuaderno o si lo prefieres un editor de texto del ordenador, en el que iremos anotando las impresiones obtenidas al tejer cada tipo de punto:

  • lana o hilo empleado y tipo de agujas (número, material de que están hechas)
  • número de puntos que hemos montado para la muestra de 10×10
  • número de vueltas que hemos realizado para la muestra de 10×10
  • y añadiremos una foto del tejido.

Así  guardaremos una galería de puntos que nos servirá de libro de consulta para idear cualquier proyecto.

Es importante que lo hagamos porque además de lo expuesto anteriormente, podrás incluir otros aspectos de tu interés como por ejemplo, si te ha resultado más o menos difícil realizarlo, y el grado de rapidez al tejerlo…

Tejer la mantita te proporcionará además de un muestrario físico de los diferentes tejidos, el poder disfrutar de ella en el hogar; colocándola a los pies de la cama o en el salón, para estar bien calentita en el sofá cuando te sientes a ver tu programa favorito o a disfrutar de un buen libro. Por lo que, piensa en ello cuando elijas los colores para tejerla.

Creo que puede quedar muy bien si elegimos dentro de un mismo color dos o tres tonos lisos y uno mezcla. Y los combinamos por ejemplo, alternando los tonos lisos y una muestra de mezcla, de manera que la muestra de mezcla combine.

Llegado el momento del montaje puedes colocar la muestra de mezcla entre tonos lisos o bien el tono liso rodeado por cuadrantes de tono mezcla.

Te aconsejo que elijas lanas gruesas, para tejer con agujas entre el 5 y 8 mm, sobre todo si eres principiante porque de esta forma apreciarás mejor los detalles y te resultará también más fácil tejer.

Lo normal es que muchos de los puntos no sean reversibles por lo que la cara del revés puede no gustarte. Lo que puedes hacer es forrar la manta con un tejido agradable y que combine con los colores de lana elegidos.

O bien como voy a hacer yo,  que la lana mezcla sea mas gruesa que la lisa.

Voy a tejer los de lana mezcla en punto reversible y los de lana lisa en punto no reversible.

A la hora de coser los cuadrantes, primero tomaré el cuadrante de lana mezcla y coseré a su alrededor cuadrantes de lana mas fina cuidando de que estén hacia mi las caras del derecho de la labor. Después le daré la vuelta y coseré otro tanto de cuadrantes de lana lisa encarando los lados del revés de la labor. De esta forma me quedarán los cuadrantes de lana más fina doble y los de lana gruesa sencillo, y la manta se verá bien por las dos caras.

Tengo previsto añadir un tipo de punto por semana así que escoge los que más te vayan gustando y comienza tu mantita.

Si te ha gustado dale a “me gusta” y comparte.

Deja tu comentario

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: