Página Principal,  sin categoría

La tejeterapia ; el efecto FIP

Mucho se habla sobre la terapia de tejer.

Pero quizá cuando dicen esto no todos se refieren a la misma cosa. 

Para mucha gente tejer es una terapia porque dicen que les relaja y les ayuda a parar del estrés. 

Es un hecho que tejer produce este efecto aunque no en todas las personas.

¿Por qué ocurre esto? ¿ Cuál es la diferencia?

En general cuando tejes te concentras en lo que estás haciendo dejando fuera otro tipo de pensamientos. Al mismo tiempo, al menos a mí me ocurre, cada secuencia de puntos posee un ritmo. Digamos que al repetirla se produce un efecto musical,

es como una danza de los dedos que llena nuestra mente y nos proporciona relajación. 

Ciertamente hay puntos que provocan lo contrario porque son muy complicados y exigen mucha atención, ya que cambian continuamente por lo que no se llega a obtener esta sensación de fluidez.

Pero…

¿por qué no es relajante para todo el mundo? 

Para mí, la clave está en la actitud.

Si eres principiante, debes  buscar satisfacción en aquello que vas mejorando cada día, aunque el resultado final no sea del todo lo que esperabas. También debes estar dispuesto/a a deshacer y repetir lo que haga falta sin frustrarte, porque es la forma de mejorar y conseguir destreza.

¡Hay que disfrutar del camino!

Por lo tanto si eres una persona impaciente, que necesitas resultados inmediatos, necesitarás cambiar tu actitud. Y si bien al principio te resultara poco grato; tejer será más que una terapia, un aprendizaje de vida.


Aprenderás a esperar para conseguir frutos, a ser humilde llenando tu ser de alegría con pequeños logros, que irán creciendo día a día.


Lo mejor será escoger proyectos pequeños para evitar ser vencido nada más comenzar.


 Si tejes por encargo muy probablemente tampoco sea algo relajante, pues tendrás plazos de entrega y esto puede producir estrés, como cualquier otro trabajo.


También es beneficioso para el proceso cognitivo y la memoria. Cuando tejemos hacemos muchos cálculos y tenemos que retener en la memoria la secuencia del motivo que estamos tejiendo. Hay que tomar medidas; hacer una muestra que nos sirva de referencia, para establecer los puntos y material necesarios, etc.

Otros aspectos por los que tejer puede constituir una terapia. El efecto FIP.

Fomenta las relaciones personales con otros/as aficionados/as.

Invita a compartir dudas, proyectos, resultados.

Propicia realizar quedadas para tejer en grupo o hacer compras de lanas, etc.

Todo ello produce un efecto beneficioso en la salud ya que proporciona bienestar.


Así que te invito a tejer conmigo. Estaré a tu lado para que no fracases al primer intento. Y conocerás a muchas tejedoras que ya forman parte de nuestro club en facebook: Amigas de dos agujas y punto.

Suscribeté por correo electrónico, te llegarán todas las novedades según se vayan publicando y además te enviaré una sorpresa de bienvenida.

A %d blogueros les gusta esto: